Loading...

NOTICIAS

Una maestría para los tiempos que corren

La Escuela de Postgrado ofrece una carrera necesaria para la coyuntura actual: la Maestría en Logística de Proyectos de Integración Regional, que enseña a planificar e implementar proyectos de gran envergadura.

La inversión directa extranjera requiere de profesionales que no sólo dominen lo financiero, sino que específicamente sepan identificar y superar todos los riesgos referidos a las operaciones del mundo emergente.  Bajo esta perspectiva, la Escuela de Postgrado diseñó la Maestría en Logística de Proyectos de Integración Regional, un programa único en el país y en la región, especializado en la planificación y ejecución de proyectos de gran magnitud, que involucren factores ambientales, sociales, económicos y de infraestructura, desde la óptica de las operaciones globales.

El Dr. Alejandro Arroyo Welbers, director de la maestría, explica la relevancia de la carrera que comenzará en junio: “Los contenidos abarcan temas de estrategia de operaciones desde la óptica de los bloques regionales, tanto aquellos que involucran a Argentina directa y potencialmente (Mercosur/ Alianza del Pacífico / TLC Argentina-EEUU) como aquellos que si bien más alejados geográfica y estructuralmente pueden ser mercados-objetivo potenciales (TPP / Mercosur-Unión Europea etc)”.

Respecto a la coyuntura, subraya que “América Latina en general y Argentina en particular representan bloques de difícil operación dado que la oferta de infraestructura siempre resulta sensiblemente menor a la demanda existente; si a esto le adicionamos contextos socio-económicos y topográficos complejos, pues tenemos la combinación perfecta para profundizar en el mundo de las operaciones”.

En la Maestría, el participante aprenderá a evaluar la factibilidad operacional integralmente y a diseñar las estrategias adecuadas para un proyecto de nivel multinacional. Además, obtendrá conocimientos vinculados a la optimización de la cadena de valor en toda la región, con el objeto de proyectar economías de escala a nivel internacional.

“El mundo emergente es hacia donde las inversiones fluyen en la medida de que ciertos riesgos puedan minimizarse y en todo caso, pilotearse y ser eventualmente superados. Para ello se requiere un fuerte perfil de adaptación en la toma de decisiones y un enfoque global e integrado desde las operaciones”, afirma Arroyo Welbers.

Durante la cursada, los alumnos tienen la posibilidad de viajar una semana a España para conocer a líderes de negocios internacionales y aprender de la experiencia de países desarrollados en materia de innovación tecnológica.

“El objetivo es que el alumno experimente a través de lo que se denomina field-trips, una experiencia única y enriquecedora de primera mano; es decir, contada por aquellos que operan un determinado puerto, terminal marítima, telepuerto, estación aérea, o infraestructura física en un país desarrollado. Resulta crucial el intercambio cultural y el procesamiento de las diferentes visiones sobre el mundo emergente”, concluye el director.