Loading...

NOTICIAS

Experiencias que inspiran

El Dr. Gabriel Rabinovich y el Lic. Arturo Prins protagonizaron la tercera edición del Ciclo de Reflexión y Diálogo. Dos carreras entrecruzadas por la investigación de inmunoterapia contra el cáncer.

Un aula magna colmada fue testigo de «Ciencia y financiamiento en Argentina», la tercera charla dentro del Ciclo de Reflexión y Diálogo que organiza el ITBA en el marco de la celebración de sus 60 años.  Los motivos de la convocatoria no se relacionaron únicamente con la temática, sino también con los invitados: el Lic. Arturo Prins, Director Ejecutivo de la Fundación Sales; y el Dr. Gabriel Rabinovich, reconocido por sus contribuciones cruciales en las fronteras de la Inmunología, la Glicobiología y la Biología Tumoral.

“La historia de nuestra universidad invita a abordar este tipo de temas y a seguir pensando en el largo plazo. En la ciencia se juega el futuro de todas las naciones y es importante difundirla y promoverla desde la Universidad”, expresó el Ing. José Luis Roces a modo de introducción.

El Director de la Fundación Sales, organización que busca recursos para apoyar la investigación científica sobre el cáncer, resaltó que es necesario que la sociedad en conjunto sea un actor activo en el sostenimiento de la ciencia nacional. “Que un científico emigre es un costo económico para el país, porque se regala talento y ciencia al mundo. El conocimiento es el mayor valor de la economía, los países más avanzados lo han comprendido. En Estados Unidos, por ejemplo, el 80% de las donaciones recaudadas provienen de individuos; el 16% a fundaciones, y sólo el 5% a empresas”.

En esta línea, argumentó que “el Estado debiera promover la protección del conocimiento y sería clave que se premie a las universidades que lo fomentan a partir de investigaciones y proyecto”.

El Dr. Rabinovich por su parte, habló puntualmente de la carrera científica la que, según él, “demuestra que son más valiosos y más cuantiosos los fracasos que los éxitos”.  Expuso como ejemplo, su propio caso, cuando en 1993 descubrió la Galectina-1 (Gal-1), una proteína homodimérica, incrementada drásticamente en tumores, sobre todo en aquéllos con mayor potencial invasivo y metastásico. “En ese momento podríamos decir que se trató de un hallazgo inesperado. Años después, pudimos revelar que Gal-1 actúa como mecanismo de control de enfermedades autoinmunes en diferentes modelos tales como artritis, esclerosis múltiple, uveitis, colitis, hepatitis y diabetes”, sostuvo.

Luego de profundizar acerca de los avances logrados en los últimos años, el Doctor en Bioquímica e Investigador Principal del CONICET reconoció que junto con su equipo se encuentra cada vez más cerca de ofrecer aplicaciones directas para los pacientes.  “Para poder generar transferencia tecnológica es obligatorio atravesar una etapa muy exhaustiva de investigación. Venimos trabajando hace más de 15 años con distintos proyectos vinculados a la acción de la Galectina-1, y este sería el próximo paso”.

Rabinovich enfatizó el valor de que descubrimientos científicos desarrollados en Latinoamérica generen inclusión y disminuyan la brecha de inequidad en nuestro continente. “Antes decía que si uno lo soñaba iba a poder lograrlo. Ahora reformulé la frase de otra manera:`Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad´”, señaló el Jefe del Laboratorio de Inmunopatología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME).

 +El Ciclo Reflexión y Diálogo en imágenes: