Loading...

NOTICIAS

“Emprender no es un trabajo, es una forma de vida”

Entrevista a Agustina Fainguersch, alumna de la carrera de Ingeniería Informática, y creadora de “Muzi”, una aplicación para efectuar exámenes de sangre.

Una de las grandes ambiciones que rodea a la tecnología es justamente utilizarla en pos de mejorar la calidad de vida de las personas.  Ya que, como establece el dicho, “es mejor prevenir que curar”, es fundamental encontrar herramientas actuales que sigan esos lineamientos. Poco tiempo atrás, en Sillicon Valley, se dio a conocer “Muzi”, una aplicación para efectuar exámenes de sangre y que así, se puedan obtener diagnósticos a la brevedad. Detrás de esta innovadora iniciativa se encuentra Agustina Fainguersch, alumna de la carrera de Ingeniería Informática del ITBA, quien tuvo en cuenta las carencias actuales en las sociedades más vulnerables, donde los sistemas de salud y los programas de prevención no son tan inclusivos.

“Muzi nació a raíz de varias conversaciones que tuve con Nicholas, un bioquímico sudafricano y algunos otros alumnos del Global Solutions Program de Singularity University, en junio de 2016. Durante varios meses estuvimos conversando sobre los problemas de estigma social y salud que se presentaban en África. En un principio consideramos atacar enfermedades tales como malaria, tuberculosis o HIV. Sin embargo, concluimos que sería una buena idea arrancar por HIV, ya que el impacto que generaríamos sería mucho mayor y además porque se trataba de un problema que había afectado de cerca a Nicholas. En definitiva, conocíamos bien la situación”, sintetiza la también Chief Marketing Officer de Wolox, otra empresa “made in” ITBA.

-¿Cómo se gestó la posibilidad de presentarlo en Sillicon Valley? ¿Qué sensación te dio la recepción del proyecto?

-Gracias a haber participado en el GSP (Global Solutions Program) de Singularity University y vivido en la NASA en Mountain View por varios meses mientras trabajaba en el proyecto, pude presentarlo ante muchos de los inversores, mentores y eminencias de Silicon Valley. Ellos no solo aportaron mediante una mirada crítica, sino también con muchísimo apoyo, conexiones y con una exposición inesperada. El proyecto desde el día cero fue muy bien recibido, apoyado y por supuesto también criticado, pero de forma muy constructiva.
– ¿Qué herramientas sentís que te brindó el ITBA?

-Me otorgó una mirada integral de cómo utilizar distintas tecnologías en diferentes ámbitos para que yo después pudiera utilizarlas para resolver esos problemas que realmente me movían. Por supuesto que también fue el lugar de encuentro para muchos de los que hoy trabajamos en el equipo de tecnología dentro de Wolox. El hecho de lograr concentrar gente de tanto valor, tanto técnico como humano, en el mismo lugar es algo invaluable. Además, siento que me brindó las herramientas necesarias para desempeñarme con resiliencia, una cualidad que todo emprendedor debería tener.

-¿Qué pensás que le puede brindar Muzi al sector médico argentino?

-En este último tiempo se me acercaron muchísimas personas del sector médico argentino, tanto público como privado, con intención de implementar Muzi para generar distintas soluciones. Un aspecto que me frenó al principio de este proyecto fue el hecho de que inicialmente solo estuviera pensado para África. Desde que arrancamos con esto estuve con ganas de pensar en cómo llevar a Muzi a mi país y ahora veo no solo que es algo viable, sino también que hay muchas oportunidades y por, sobre todo, interés por llevarlo adelante. En este momento estoy buscando a una dupla que pueda dedicarse a desarrollar el proyecto acá en Argentina

– ¿Qué consejo/opinión le podés brindar a todos los estudiantes que piensan en emprender?

-Emprender no es un trabajo, es una forma de vida. Mi recomendación es hacerlo en algo que realmente te apasione y saber que es un compromiso que tomás por mínimo 5 años, ya que para despegar un emprendimiento requiere de al menos ese tiempo. Es fundamental armar un buen equipo de trabajo: con esa gente vas a pasar gran parte de tu tiempo, alegrías, angustias, enojos y son los que te van a acompañar y sacar adelante cuando lo necesites, así como también van a ser los que te van a marcar tus errores cuando te estés equivocando y los que junto a vos van a lograr o no que el emprendimiento sea exitoso.