Loading...

NOTICIAS

Cosas que no cambian

Un graduado del ITBA, ahora docente, recuerda a partir de una imagen cómo era la vida académica de la Universidad hace poco más de 20 años atrás.

¡Cuántos años han pasado desde esta foto! Aquí nos encontramos a principios de los ‘90 estudiando junto con otros compañeros. Vista así, salvando tal vez la ropa anticuada, podría ser una foto de la semana pasada. O de hace varios siglos: compañeros de estudios, compartiendo ideas y peleándose con los ejercicios imposibles que un profesor les dio. Esa continuidad en la realidad de los estudiantes, sin embargo, presenta varias diferencias en los detalles. El compañero a mi izquierda, Leonardo Zandanel, un ingeniero electrónico que actualmente vive en México, tenía en sus manos una de las pocas notebooks que andaban dando vuelta por la facultad en esa época. Más aún, no estábamos revisando Wikipedia o mirando un video YouTube para entender los ejercicios, en esos años no había ni Internet, ni mail, ni WhatsApp, ni Instagram, ni Facebook… Cualquier teléfono celular de hoy en día es varias veces más potente que esa laptop y, con conexión a Internet, infinitamente más útil para estudiar.

Continuidad y diferencia. Estudiar siempre ha exigido un esfuerzo. Sentarse y pensar. Pero las herramientas cambian. En esa época la novedad era la laptop. Hoy es el acceso inmediato a información a través de smartphones. Y mañana será algo distinto. Sean las herramientas que sean, si se aprende junto con compañeros, luego amigos de por vida, mucho mejor. 

 

*Escrito por el Ingeniero Electrónico Pablo Fierens, graduado Promoción 33 (1997), y docente del Departamento de Matemáticas.