Loading...

NOTICIAS

Con vistas a futuro

El Director de la Especialización en Administración del Mercado Eléctrico Ernesto Badaraco adelanta y explica algunos de los objetivos del plan de transición energética de Argentina al 2050.

Luego de sucesivas jornadas de diálogo y trabajo en conjunto –que se extendieron durante 2018 y 2019-, el Comité Ejecutivo de la Plataforma Escenarios Energéticos, conformado por el Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética de la UBA (CEARE), el Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA), el MINEM, Fundación Avina y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, presentó los resultados del proceso “Hacia una Visión Compartida de la Transición Energética Argentina al 2050”.  El informe fue entregado al Secretario de Gobierno de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, con el fin de colaborar con las autoridades en la formulación de planes a Largo Plazo, mediante el establecimiento de objetivos consensuados entre los participantes, todos ellos organizaciones destacadas de la Sociedad Civil, e incorporando además metas cuantitativas y técnicas, intermedias y/o finales.

El documento incluye una propuesta de 8 objetivos y más de 30 metas, destinadas a explicitar en forma cuantitativa las etapas y los logros esperados.

Resultados alcanzados

-Esta primera instrumentación de un mecanismo de “consulta abierta” para su uso como aporte para una planificación indicativa -imprescindible para mantener actualizadas las regulaciones en un período que se vislumbra como de fuerte y permanente cambio tecnológico- ha resultado de elevada calidad, incluso en comparación con la planificación estratégica que llevan adelante las naciones más desarrolladas en forma periódica y con un horizonte móvil fijo, que habitualmente cubre la vida útil de las tecnologías vigentes en cada revisión.

-Los objetivos consensuados se refieren a la necesidad de contar con un sistema eléctrico confiable, limpio de emisiones, que promueva la innovación y la competencia, con el máximo posible de eficiencia energética que permita la tecnología en cada momento, e incorporando los recursos más modernos de IT para disponer de sistemas inteligentes que operen una compleja combinación de tecnologías, actuando sobre la oferta y la demanda. La necesidad de educar y formar los recursos humanos que se incorporen y los que deban ser reconvertidos para dominar las nuevas tecnologías, ha sido también una meta compartida por los participantes.

-Es destacable el octavo objetivo, relacionado con concretar las mencionadas revisiones periódicas con un “horizonte móvil” constante y siempre con el mecanismo de “consulta abierta”. Estamos frente a una experiencia que, en caso de replicarse para la formulación de políticas de estado a mediano y largo plazo en otros sectores económicos, podría transformar la evolución macroeconómica de Argentina, pero también el nivel de conocimiento y la reformulación de la capacitación de los profesionales y personal que se desempeñarán en estos sectores económicos en las próximas décadas. Consideramos que esta es una condición básica para la recuperación de la posición internacional relativa de Argentina, perdida a lo largo de los últimos 80 o 90 años.

-La calidad de este trabajo sólo podrá mantenerse en el tiempo en el caso que cada una de las metas propuestas para cada objetivo, cuente a corto plazo con un plan de acción técnico y económico, que tenga en cuenta los costos y los beneficios de su implementación para la sociedad. El consenso alcanzado permite estimar que este plan de acción debiera realizarse con un horizonte móvil que inicialmente podría ser no superior a los 15 o 20 años, pero que requeriría una revisión cada tres a cinco años, al tener en cuenta la aceleración del fuerte cambio tecnológico que ha sido mencionado precedentemente.

– Si esta iniciativa se mantiene en el tiempo, independientemente de las alternancias políticas, todo gobierno recibirá en los próximos 30 años un aporte periódico muy calificado en el área clave de la Energía y lo que es más importante, consensuado previamente por gran parte de la sociedad civil, lo que le permitiría a cada administración el desarrollo de los mejores planes de gobierno y obtener los mejores resultados con escasas críticas, dado el consenso previo.

-El haber definido objetivos y luego metas para cada uno de los objetivos facilitará la comparación de los planes argentinos con los planes energéticos a largo plazo que elaboran habitualmente las agencias de planificación energética de las naciones desarrolladas, algunas de ellas utilizando una metodología de búsqueda de consensos similar a la que se ha aplicado en este caso.

El rol de los representantes de la Universidad ITBA en este proceso.

-El Director de la Especialización en Administración del Mercado Eléctrico, Ernesto Pablo Badaraco, actuó en estos últimos ocho años como integrante del Comité Ejecutivo de la “Plataforma de Escenarios Energéticos”. Este Comité Ejecutivo tuvo en el proyecto VISIÓN 2050 la responsabilidad por la conducción del proceso.

– Por su parte el Coordinador del área de Sustentabilidad del ITBA Daniel Ryan, es editor de la publicación realizada descriptiva del proceso y ha sido uno de los dos facilitadores seleccionados por su capacidad para lograr consensuar objetivos y metas entre representantes de instituciones con intereses y características personales muy diversos.

Cómo ha capitalizado la Universidad ITBA su participación en esta extensa experiencia

-Su reconocimiento a nivel internacional en innovación tecnológica, y en áreas relacionadas con energía y medio ambiente, llevaron en su momento a que el ITBA haya sido invitado a participar en el Comité Ejecutivo de la “Plataforma Escenarios Energéticos”, donde asumió el rol correspondiente a su especialización tecnológica y regulatoria. Esa posibilidad permitió que la universidad incorpore nuevos conocimientos a través de ocho años de participar en análisis de alternativas, tanto en tecnología como en los costos de las mismas y las regulaciones requeridas para hacerlas viables sin necesidad de subsidios ni de transferir el costo de estos subsidios a la sociedad, entre otros desafíos.

-En el caso particular del documento que se acaba de presentar, el privilegio de pertenecer al Comité Ejecutivo responsable de la planificación de este trabajo y de participar en la búsqueda de consensos entre participantes tan disímiles en sus intereses y convicciones, le ha permitido sin dudas incorporar nuevos conocimientos y nuevos enfoques de la realidad técnica y ambiental que actualmente constituye uno de los principales temas de debate en los ámbitos académicos y tecnológicos de las naciones más avanzadas.

-No cabe duda de que el ITBA seguirá apoyando esta iniciativa, porque ello implica también continuar incorporando conocimientos, experiencias comparativas y desarrollando su propia capacidad de innovación.

Crédito Foto: FARN

 *Escrito por Ernesto Badaraco, Director de la Especialización en Administración del Mercado del ITBA.