Loading...

NOTICIAS

Combot, un proyecto con eje ecológico

Dos alumnos de Ingeniería Mecánica desarrollaron una compactadora de botellas PET como proyecto final de carrera. Conocé más sobre esta innovadora iniciativa.

“Creemos que ComBot va a ayudar a concientizar a la comunidad del ITBA en materia de reciclaje, ya que es de funcionamiento seguro y permite reducir el volumen de este tipo de residuos en un 30%”. Martín Pérez Mendoza afirma con datos precisos: junto a Santiago Carrillo desarrollaron una compactadora de botellas PET con el fin de minimizar el volumen de residuos generados por el instituto.

Este proyecto corresponde al trabajo final de la carrera de Ingeniería Mecánica (focalización meatrónica) y lo darán a conocer el 25 de abril  a las 18 horas en la respectiva defensa. “Nuestra labor consistió en el diseño, compra de materiales, construcción y puesta a punto de la máquina para instalarla en el Comedor del edificio principal. Nos encargamos del desarrollo total de ComBot: mecánica, electrónica y programación”.

El ingeniero Norberto Lerendegui fue el tutor de la tesis y, además, los alumnos recibieron la asistencia del personal del CIDIM durante la etapa de construcción.  En cuanto al funcionamiento de la compactadora, las botellas ingresan a la compactadora a través de un mecanismo que evita que se introduzcan con tapa. Posee un embudo externo para el vaciado del líquido remanente antes de introducir las botellas y un segundo embudo interno para evitar derrames o salpicaduras. Luego de ingresadas, la máquina posiciona las botellas dentro del mecanismo de compactación. Dicho mecanismo está compuesto por un arreglo de placas de acero y tornillos de potencia que con la ayuda de un motor eléctrico compactan las botellas radialmente.

“ComBot admite botellas de plástico PET de hasta 600cc, es decir, que tuvimos en cuenta todo lo que se comercializaba en el Comedor del ITBA cuando se realizó el estudio de mercado. Esto es así ya que desde el comienzo del proyecto se pensó para instalarse en ese espacio”, remarca Martín Pérez Mendoza.

Si bien todavía no está totalmente definido, los alumnos tienen pensado que, una vez compactadas, las botellas sean recolectadas por alguna cooperativa que se encargue del reciclaje de residuos PET. “Estamos trabajando en ello junto al área de Logística de la Universidad, buscamos que no se desechen más botellas mezcladas con residuos húmedos”.

Con un sinfín de potenciales usos, Martín se anima a pensar en algunas opciones: “Pensamos que la compactadora podría utilizarse también en otros lugares que trabajen con botellas de las 600cc. Por ejemplo, comedores de empresas, restaurantes y patios de comidas, entre otros tantos”.