Loading...

Nuevas start-ups y tendencias techie

Juan Manuel Menazzi - El Cronista

Las pequeñas y medianas empresas, así como los emprendedores, aprovechan las oportunidades de los cambios para diseñar modelos de negocios innovadores altamente competitivos y de gran potencial. Lo que viene.

Los procesos de innovación corporativa se dinamizaron con peculiares características. Las tecnologías emergentes amenazan posiciones tradicionales y dominantes y presentan oportunidades disruptivas para emprendedores y startups.

La baja de precios y la mejora de la performance de productos y servicios tecnológicos permite obtener altas prestaciones con costos ínfimos y escalables para los nuevos jugadores. La velocidad de los cambios se ha acelerado, desnudando la radical incapacidad de las grandes corporaciones para adaptarse a las nuevas tecnologías por su inercia y burocracia. En este sentido, las pymes y los emprendedores aprovechan las oportunidades que estas transformaciones presentan para diseñar modelos de negocios innovadores, competitivos y de gran potencial.

El resultado de todas estas variables es que ha aparecido un `mercado de las start-ups’, una suerte de cantera de emprendimientos disruptivos que son vorazmente adquiridos por las grandes corporaciones que compran, de este modo, la innovación que no pueden generar por sí mismas.Los gobiernos son cada vez más conscientes del valor de la innovación y la creación de startups dinámicos. Diseñan políticas públicas de promoción del emprendedorismo y apoyo a las pymes que garanticen la creación de empleo y riqueza que la innovación acarrea.

Las tendencias en los nuevos modelos de negocios están vinculadas a tecnologías que hacen uso de grandes capacidades de cómputo y almacenamiento y nuevos algoritmos, disponibles con gran versatilidad y muy bajo costo. Las predicciones que se establecieron para 2016 no fueron cumplidas en su mayoría, así que hay espacio para el desarrollo de varias promesas tecnológicas. Los principales tópicos para la comprensión de las futuras tendencias son unas pocas claves:

Sistemas cognitivos: En un intento por acercarse más al funcionamiento del cerebro humano, los algoritmos buscan adquirir la capacidad de procesar información desestructurada y lenguaje verbal fluido. Además, estos sistemas pueden dar respuestas múltiples y con grados de probabilidad a problemas complejos o difusos. Es conocido el creciente grado de eficiencia de las asistentes virtuales como Siri, Cortana o Alexa. IBM está apostando por el uso de Watson, su plataforma de cognitive computing. Estas tecnologías están atravesadas por los avances que se han dado en el procesamiento y visualización de datos, que permiten ofrecer resultados en formatos amigables para la toma de decisiones.

Internet de las Cosas: Si la interconexión hace viajar la información entre computadoras y dispositivos móviles, la red futura integrará todo tipo de aparatos, dando origen a la Internet of Things, una red que comprenda electrodomésticos como un lavarropas, sensores, cámaras, automóviles y televisores revolucionará el mundo de la domótica y permitirá modelos de negocio completamente nuevos.

Realidad virtual y aumentada: La vivencia digital hiperrealista de mundos artificiales y el agregado de capas de información al espacio circundante permitirá el desarrollo de muchas otras tecnologías y negocios. Es otro campo en el cual las promesas no alcanzaron a las expectativas en 2016 (pensemos en Google Glass) y se esperan avances significativos. La aparición de tecnologías asociadas al Oculus Rifty HTC Vive, o estallidos como el de Pokémon Go, anuncian que los desarrollos subsiguientes serán de alto impacto. Su contracara, el live streaming (Periscope, Facebook Live, Twitch), que permite la transmisión en vivo de vivencias, juegos y eventos, promete convertirse en un factor renovador del mundo mobile y las redes sociales.

Tecnología aplicada a las finanzas (Fintech): El uso de tecnología en el mundo financiero despegará gracias a las capacidades tecnológicas asociadas a la gestión y procesamiento de enormes volúmenes de datos y transacciones a alta velocidad. Hasta el momento, el uso de ciertas tecnologías en el sector estuvo vedado debido a razones regulatorias. Se espera que a las nuevas modalidades de préstamos entre pares y al financiamiento colectivo conocidos le sigan desarrollos notables como los asistentes financieros personalizados virtuales (robo advisors) y la tecnología asociada a blockchain (la base de las bitcoins). En este ámbito, el problema regulatorio genera tal desfasaje que se verifican grandes movimientos de compañías hacia plazas más amigables. Esto podría modificar el mapa actual y generar nuevas capitales financieras.