El pasado 26 de abril  la empresa Satellogic puso en órbita su primer nano-satélite CubeBug-1 apodado “Capitán Beto”. Este fue su primer proyecto académico y público, el cual contó con la colaboración del Dpto. de Ingeniería Mecánica y Naval del ITBA.

El término nano-satélite refiere a dispositivos espaciales con dimensiones en el orden de los decímetros y una masa de entre 1 y 10kg. En particular, el “Capitán Beto” respeta el formato estandarizado de CubeSat con una dimensión 2U, correspondientes a 100x100mm de base y 230mm de largo, con una masa de 2kg. Estos formatos CubeSat se convirtieron en un estándar abierto con origen académico, son muy utilizados en los proyectos universitarios alrededor del mundo, y cada vez más por agencias espaciales gubernamentales.

“Capitán Beto”, en honor a Luis A. Spinetta y su obra, es el primer CubeSat armado en Argentina, se comenzó a trabajar en él en agosto de 2012, finalizando a mediados de marzo. El satélite mantiene un formato estandarizado con un peso máximo de dos kilogramos; tiene una vida útil esperada de dos a tres años y su misión fue planificada con un plan de ensayo mínimo de tres meses. El lanzamiento fue realizado desde el Jiuquan Space Center, en China, en un cohete Longmarch 2D, junto con otros dos nano-satélites académicos provenientes de Ecuador y Turquía.

El profesor Dr. Ing. Pablo Leslabay junto con alumnos y graduados,  en particular el Ing. Daniel Wahrmann y el estudiante de Ing. Mecánica Sebastián Adranega, estuvieron a cargo de la parte de la estructura del satélite. El ITBA trabaja con la empresa argentina Satellogic desde septiembre del 2011: “Estamos trabajando en varias cosas al mismo tiempo, también en este primer satélite que ellos armaron. Lo que nosotros desarrollamos para ellos es un  sistema sencillo de propulsión y la estructura mecánica. Para CubeBug-1 les dimos una mano en la revisión de la estructura y hubo que adaptarla y hacer revisiones; somos la pata de Ingeniería Mecánica de la empresa”, explicó el Dr. Ing. Leslabay.

Dos de los objetivos de esta misión fueron probar el funcionamiento de la computadora a bordo y probar el funcionamiento de la radio: “Que se escuche la radio desde tierra ya es señal  de éxito porque lo que estábamos esperando era escuchar esos “beacons” de telemetría. El poder escucharlos y saber que cambió la velocidad de trasmisión, porque primero venían cada 30 segundos y ahora cada 10, es señal de que tanto la radio como la computadora de abordo están funcionando bien y eso ya es un primer éxito de la misión. En el próximo proyecto ya no se va a probar la radio, se probaran otros subsistemas”, desarrolló el Ing. Leslabay. Luego explicó que aún no se saben los resultados de los últimos dos objetivos de la misión porque aún no pasaron los meses de ensayo ya que el CubeSat pasa dos veces por día sobre Argentina, lo que los limita a tener información del estado del satélite cada 12 horas y por unos pocos minutos cada vez.

El proyecto fue financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología con el objetivo de incentivar a la comunidad de estudiantes del país, que están en los últimos años de su carrera o egresados, a que se involucren en este tipo de proyectos. Como próximo paso buscan desarrollar una estructura mecánica argentina, probar ciertos componentes por vez y avanzar: “Después de seis meses de aprendizaje los chicos se largan solos. Los cinco chicos que tuvimos empezaron así. En los siguientes proyectos estamos teniendo mayor participación y cada vez vamos a tener más. Desde el ITBA participamos en los proyectos y si al alumno le interesa después puede seguir trabajando, tal es el caso de Daniel”, agregó el Dr. Ing. Leslabay.